¿Por qué se producen atascos en tuberías y cómo prevenirlo?

¿Quieres saber cuáles son las principales causas por las que se suelen producir los atascos en las tuberías y qué tienes que hacer para evitar estos problemas? Pues bien, en primera instancia debes saber que se trata de un problema mucho más común de lo que la mayoría de los usuarios creen, y luego, que incluso puedes pasar por estas molestias cuando estás haciendo todo correctamente.

En principio, hay muchas razones por las que una tubería puede atascarse. Casi siempre esta obstrucción se produce en el sifón la red de saneamiento. Es el sitio en el que mayormente pueden aparecer insectos o bacterias, que generen luego malos olores o atascamientos. Cuando no cuidamos los desechos que lanzamos por el grifo, como por ejemplo los pelos o los restos de comida, tenemos grandes chances de producir estos problemas.

Si quieres prevenir los atascos, antes que nada tienes que saber que una rejilla protectora puede serte de enorme ayuda, porque de esta forma no tendrás que estar atento a evitar que los restos de comida caigan por tus tuberías, sino que automáticamente eso no sucederá.

Por otro lado, a fin de evitar que la grasa se acumule en tus desagües con el riesgo que ello significa, te recomendamos que al menos una vez por semana eches un par de vasos de agua hirviendo a través de las tuberías, algo que lleva apenas cinco minutos.

Si lamentablemente ya es tarde para aplicar estos consejos porque el atasco te está afectando en este momento, tienes que saber que disponemos de un plantel de fontaneros profesionales que resolverá cada una de tus dudas en relación con los desatrancos de tuberías.

Además de eso, contamos con la innovación tecnológica necesaria para descubrir el punto exacto de tu red de saneamiento en el que se encuentra el problema que te está afectando, para que de esa forma sepas concretamente qué es lo que obstruye el paso del agua.

Con nuestros sistemas de agua a presión, podemos no sólo deshacer el atasco de ese momento, sino además eliminar cualquier resto o desecho de alimentos o productos residuales que puedan llegar a causarte inconvenientes similares en poco tiempo.